Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Equilibrante espiritual.

Equilibrante espiritual.

El poder esotérico de la amatista. Universo Tarot te lo cuenta todo.

Esta fascinante gema morada tiene supuestos grandes poderes, venerada por magos y antiguas civilizaciones, ¡inclusive para no embriagarse!

La amatista es una piedra semipreciosa, una variante del cuarzo que tiene una peculiar tonalidad natural púrpura. Contiene entre otras cosas elementos de hierro y otros minerales en su estructura que le dan este tono particular. Sus propiedades son abundantes y pueden tener tremenda influencia sobre nuestras vidas. ¡Descúbrelas!

Tiene una prevalencia impresionante, ya que ha sido una de las piedras más idolatradas en la historia de la humanidad, comparable con el oro y los diamantes. Desde hace siglos ha fascinado con su belleza y poderes. Se le encuentra en muchas minas de Brasil, México, Estados Unidos, Bolivia, Canadá y en varios países de Europa.

Por ejemplo, los celtas la usaban para problemas cutáneos, mientras que los griegos y romanos la usaban como un amuleto contra el mal. Además, copas esculpidas en ella supuestamente le quitaban el dolor y todo mal a aquellas personas que bebían de ellas.

Las amatistas han sido consideradas las “gemas de fuego” por varias civilizaciones y como “piedra de la castidad” por otras. Entre una de las supersticiones más peculiares que tiene la piedra púrpura es que si se le deposita dentro de una copa de vino, la persona jamás se emborrachará, no importa cuánto alcohol beba.

Por eso se dice que la amatista es una piedra que promueve la sobriedad, tanto en el sentido literal como el cuento que mencionamos, y también en el metafórico, ya que tiene una habilidad para hacernos tener la mente más clara y enfocada. Siguiendo con el tema, se dice que fue Dionisio, el dios del vino, quien le dio su gran color púrpura vaciando su bebida sobre el cristal.

Se le asocia a la amatista con el mes de febrero, que también está dedicado a Neptuno y por ello se le relaciona y es muy buena compañera para  Acuario como para Piscis. También es la piedra de San Valentín y del amor fiel, con su fuego y pasión.

La amatista tiene un poder muy efectivo para calmar y equilibrar nuestro cuerpo y alma, nos ayuda trabajando en los planes espirituales, emociones y físicos para relajarnos y sentirnos bien, por lo que es una gran ayuda para quienes practican meditación y yoga.

Así, la amatista también se caracteriza por transformar actitudes, situaciones y vivencias negativas en actitudes positivas, alegres y tranquilas. Si estamos cansados, agotados, con la mente confusa, es a ella a quien debemos recurrir.

La amatista ayuda a encontrar la estabilidad emocional, a llenarnos de un pensamiento abierto, creativo y constructivo. Nos hace sentir más llenos de energía buena, seguros de nosotros mismos y de nuestras decisiones, elevando nuestro autoestima.

Esta piedra es maravillosa en ocasiones cuando no sabes qué decisión tomar porque tus sentimientos te confunden. Te ayuda a analizar tus emociones, apreciar las ventajas y desventajas de algo y saber si lo que estás a punto de hacer vale la pena o no.

Es una gema invaluable cuando tienes que resolver un problema complicado con alguien, especialmente donde las emociones se están saliendo de control o, por ejemplo, cuando todos hablan pero nadie escucha. Con ella puedes centrarte y buscar la solución más práctica.

Se dice también que la amatista tiene grandes poderes energizantes y ayuda a aumentar nuestra vitalidad. Puede ser benéfica tras tratamientos médicos, hasta muy fuertes como de radiación o quimioterapia porque al parecer ayuda al corazón, nuestros órganos reproductivos y glándulas adrenales.

Relacionado a lo anterior, se cree que la amatista fomenta la fertilidad, fortalece nuestro sistema inmunológico y acelera la recuperación de alguna severa enfermedad. Además, es efectiva para la aceleración de regeneración de células. Puede eliminar toxinas y es un aliviante natural del estrés, como venimos explicando.

A nivel emocional, el cristal puede estimular tu corazón. Al depurar tu mente y espíritu de confusión, te ayuda a aclarar tus sentimientos hacia alguna persona. Sabrás qué es lo que te hace feliz, quién es la mejor compañía y quién es el mejor para amarte y cuidarte, porque se dice que ayuda a comprender tus propias necesidades y deseos.

La amatista también puede alejar el insomnio y las pesadillas. Colocada bajo la almohada o usada en el momento de ir a dormir, nos invita a tener sueños placenteros, agradables, curativos y hasta proféticos. Además se asegura que no se duerma más de lo necesario.

Entre los cuentos de la amatista se dice que era muy usada por magos en sus varitas y cetros, y hasta la fecha culturas como los wiccans se aprovechan de sus poderes. La gema previene ataques psíquicos o hasta paranormales porque se dice que refleja la energía negativa que le echan de vuelta al universo, pero transformada a positiva.

Como las amatistas pueden ser producidas actualmente en laboratorios, hay que tener particular cuidado de distinguir entre una auténtica y que no sea solamente un cristal pintado el que te quieran vender, porque evidentemente no tiene los mismos beneficios.

Como puedes notar, su poder curativo hace que sea una de las piedras con mayor versatilidad y más utilizadas para las personas en muchísimos aspectos: desde nuestro estado de ánimo, pasando por los dolores corporales hasta la protección.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *